Adiós a Stanley Sheinbaum

 Fallece  el activista por los derechos humanos, S. Sheinbaum, a la edad de 96 años, en su casa de California.

 El hijo de una tienda de marriconería en el microcosmos judío de New York -arruinados cuando la Gran Depresión- después de dibujar mapas aéreos cuando la II Guerra Mundial, y después de acabar estudios en la universidad,  fue profesor de economía en la Universidad de Michigan. En 1959, descubrió  que el programa que dirigía en la Universidad Estatal de Michigan era una actividad encubierta de la Agencia Central de Inteligencia y se convirtió en la primera persona que denunció públicamente las acciones ilegales de la CIA dentro de  Estados Unidos. Abandonó el centro universitario y se mudó a Santa Bárbara , California, donde se casó con una activista del Centro para el Estudio de las Instituciones democráticas.

stanley

  • Después, en los ´60,  formalizó  la campaña para la liberación de Andreas Papandreu, encarcelado por la junta militar en Grecia.
  • Encabezó el movimiento para la recaudación de los fondos necesarios y la defensa de Daniel Elsberg,  arrestado en 1971 por revelar los llamados Papeles del Pentágono sobre la agresión a Vietnam. Si no hubiera sido por Stanley, “el juicio hubiera terminado, Nixon permanecería hasta el final de su mandato y la guerra habría continuado”.
  • Impulsó las labores de la Unión Americana de Derechos Civiles en el sur de California,  para poner fin a la segregación racial en las escuelas y luchar contra los métodos represivos de la policía de Los Ángeles,  mientras dirigía los esfuerzos contra el régimen del Apartheid de Sudáfrica.
  • En 1988 organizó un grupo de dirigentes judíos norteamericanos -que el 6 de diciembre se reunió en Estocolmo con Yaser Arafat para iniciar un proceso hacia el entendimiento y la paz en Palestina. El gesto le ganó no pocos enemigos. “Por un tiempo fui el judío más odiado en Norteamérica…por otros judíos”, anotó en su autobiografía.

Al final de su vida pudo afirmar: “Aun me intereso, aun me involucro, aun creo que el mañana será mejor. Y por eso sigo siendo muy optimista. Si algo he aprendido a lo largo de los años es que no es tan importante si ganamos o no las batallas lo que es realmente importante es que continuamos librando las batallas por la justicia, por la igualdad, por la equidad”.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s