Najúm, el elcosita veterotestamentario

Una diputada israelí  Xenia Svetlova (Unión Sionista) solicita de la Unesco preservar la Tumba del Profeta Najúm, en el Kurdistán iraquí, ante la amenaza de destrucción total a manos del Estado Islámico.

Al Kush, a tan sólo cincuenta kms. de Mosul -hoy en manos de EI- aguanta en pie desde tiempos de los asirios: fue fundada en el 1500 a.e.c…. Disponemos de testimonios de existencia histórica  desde el S VIII a.e.c. Asolada varias veces por el cólera y las plagas, se defendió como pudo -a veces con fortuna y a veces sin remedio- de  mongoles y tártaros,  así como de los acosos y asedios de los pachás de Bagdag y  de las tribus kurdas, los persas y , ahora, la  ignonimia final del Isis. Está defendida por los pasamergas. Las mujeres y los niños  fueron  desplazados a Siria, Líbano,  Jordania pero también han emigrado a  Estados Unidos o Suecia.

Hoy, Al kush es una de las pocas localidades caldeas -católicas e iraquíes- en las que se habla a diario el arameo. También es conocida por albergar, desde el S. VII a.e.c., el cenotafio venerado por los judíos como Tumba del Profeta Nahúm, pronosticador de la caída de Nínive (Mosul)

De Najúm mismo se sabe poco. El séptimo de los Profetas Menores. Su tumba se erige en el interior de las ruinas de la vieja sinagoga de la ciudad que le vio nacer, Al Kush. La comunidad judía emigró a Israel en 1948 y dejaron las llaves de hierro de la sinagoga a un caldeo elcosita que juró cuidarlo todo hasta la muerte: Sami Jajouhana. En Mosul ya derrumbaron la Tumba de Jonás y destruyeron a golpe de piqueta todos los grabados hebreos de la Tumba de  Ezequiel.

71798530100792640360yes1130.jpg

 

La Tumba de Najúm fue especialmente venerada en Shavuot, cuando gente de a veces lugares bastante lejanos peregrinaba hasta ella porque nahúm recibió su profecía contra el Imperio de los Asirios directamente de Moshé Rabenu. En Al kush Shavuot se llamaba Eid al-Ziyara, que quiere decir , en árabe-judío, peregrinación. UN festival de carpas junto a la sinagoga ,  que duraba días, con cánticos nocturnos de salmodias piadosas y lecturas comunitarias de la Torá a base de psicodramatizaciones desde la cima de la montaña de enfrente, que los lugareños llaman, incluso hoy, el Sinaí. (Sin, antigua deidad lunar en el mundo sumerio, da nombre también al desierto de Sin, hoy en Israel, junto al Sinaí) Después, los peregrinos se reunían junto al cenotafio para leer piamente el Libro de Najúm, y en riguroso orden alfabético, los hombres giraban siete veces en derredor de la Tumba cantando salmos. Una vez completadas las siete vueltas, era el turno de las mujeres, que aplaudían y cantaban en árabe y en kurdo. Antes de abandonar la sinagoga , dejaban en la Tumba grandes cantidades de frutas. Al día siguiente, las comían en la creencia secular de que así podían regresar a sus casas bendecidos por el espíritu del Profeta hebreo.

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s