Drusos rechazan estrenar una ciudad en lugar histórico que no les pertenece.

La minoría drusa en Israel -unos cien mil del millón que hay en todo el Oriente Medio- siempre ha tenido muy buenas relaciones con el gobierno de Jerusalén; de hecho los jóvenes drusos sirven en las Fuerzas de Defensa de Israel como todo isarelí que se precie. Israel está a punto de construirles una ciudad en donde el sultán otomano Saladino acabó con los Cruzados;   también donde Napoleón se enfrentó allí después al  Imperio Otomano.

Para empezar, la comunidad drusa dice que la construcción de la ciudad en las colinas de Galilea es un atentado ecológico contra un entorno natural de gran riqueza arqueológica, un sitio que debería estar incluido por la Unesco en la lista de lugares Patrimonio de la Humanidad.

PikiWiki_Israel_1337_Druze_scouts_at_jethro_holy_place_צופים_דרוזים_בקבר_יתרו
Drusos peregrinan a la Tumba de Ietró, suegro de Moisés, máxima figura de veneración drusa.

Por otra parte, los  líderes drusos -religión secreta que se sostiene sobre pilares judeocristianos pero también musulmanes- afirman que la crónica carencia de infraestructuras de las poblaciones drusas no se soluciona envenenando sus relaciones con los palestinos, ya que las casas que quieren construirles antes de 1948 pertenecían a los palestinos de Hattim y Nemrím; estos pobladores palestinos no aceptaron la creación del Estado de Israel y se fueron de sus tierras para vivir hoy en uncampo de refugiados en Jordania. “Ningún druso aceptará asentarse en una tierra que no e la suya” dicen la autoridades drusas en boca de su portavoz, Salah Tarif .”Eso podría afectar a la ya de por sí tensas relaciones entre drusos y palestinos.” Ayoub Kara, vice-ministreo y  miembro del Likud, sin embargo, dice que él estaría encantado de vivir allí.

Cornes-de-Hattin2

La población además, se levantaría en las inmediaciones del parque nacional del Pico de los Cuernos de  Hattim, desde donde en 1178 Saladino acabó con los cruzados, poniendo así fin al reino Cruzado de Jerusalén. También dos batallas napoleónicas en 1779. Las autoridades israelís aseguran que el parque permenacerá intacto. Pero en el kibutz Levi dicen que a ellos nadie lesha explicado nada del asunto.

 

 

Anuncios